La Historia del Oldsmobile Convertible de 1955


Por: Francisco Mejía-Azcárate 

Para 1950, las ventas de Oldsmobile, se habían duplicado en comparación con 1947 y luego estos resultados se volvieron a duplicar en 1955. Los modelos Oldsmobile, venían de ser completamente rediseñados en 1954, esto incluía nuevas carrocerías que eran a su vez más largas y más bajas, tenía parabrisas envolventes o curvos, una mayor distancia entre ejes, se aumentó a 122 pulgadas (3.1 metros) para el Super 88 y 126 pulgadas (3.20 metros), para el 98 Starfire. El motor Rocket V-8, se amplió desde 303 pulg³ (5.0L) hasta 324 pulg³ (5.3L). 

Oldsmobile Super 88 Convertible, modelo 1955
En 1955, Oldsmobile ofreció solo dos convertibles, el ‘Super 88 y 98 Starfire’. Estos dos modelos eran propulsados por el mismo motor Rocket V-8 de 324 pulg³ (5.3 L), traía un carburador de cuatro barriles y generaba 202 HP. El Super 88 obtuvo los mayores beneficios de este nuevo motor, pues su chasis de 122 pulgadas, era 4 pulgadas más corto que el del 98 Starfire, por ende pesaba menos, teniendo el mismo motor.

Oldsmobile Super 88 Convertible-Bicolor, modelo 1955
Interior del Oldsmobile Super 88 Convertible 
El carro insignia de Oldsmobile en 1955 era el convertible Starfire, un automóvil poseedor de una particular tendencia de lujo que ofrecía una gran cantidad de opciones, además de una dotación completa de características estándar como asientos eléctricos, frenos de potencia, dirección hidráulica, deflectores de escape (de fábrica), y dos espejos retrovisores exteriores, una característica inusual en 1955.

Oldsmobile 98 'Starfire' Convertible, modelo 1955
Interior del Oldsmobile 98 'Starfire Convertible, modelo 1955
Vista lateral del Oldsmobile 98 'Starfire' Convertible, modelo 1955
De acuerdo a la publicación “Setting the Pace”, la diferencia en peso entre los dos era de 170 libras, y para esos compradores que estimaban el desempeño, 170 libras eran importantes. Otra forma de diferenciarlos, además del largo, era que en la parte alta del guardabarros uno llevaba el número 88 y el otro la palabra Starfire, además el 98, llevaba un bisel que bajaba por todo el centro de la bodega (cajuela).

Vista posterior del Oldsmobile 98 ‘Starfire’ Convertible, modelo 1955
Sin tener en cuenta el precio que para el Super 88 era de US$ 2.894 y para el 98 Starfire era de US$ 3.276, el 98 Starfire, fue el preferido de los dos, claro que era una época donde la elegancia y el glamur hacían que este tipo circunstancias fueran posibles.

En GM, se presentó una discusión porque este vehículo que era de menor costo rivalizaba directamente con el Cadillac y otras marcas de mayor lujo como Buick, quitándole clientes. A mediados de 1955, Oldsmobile presentó el Sedan 4 puertas sin parales, bautizado como el Holiday Sedan, tanto en la serie 88 y Super 88. Curiosamente, el rendimiento del Oldsmobile Super 88 convertible de 1955, que era mayor al esperado en un carro convencional, lo llevó a vender 9.007 unidades ese año, mientras que el más lujoso Oldsmobile 98 Starfire, vendió 9.149 unidades, cifra muy buena para un convertible lujoso.

Motor Rocket V-8 de 324 pulg³ (5.3 L), del Oldsmobile 98 Starfire Convertible, modelo 1955
El revolucionario motor Oldsmobile 'Rocket' se introdujo en 1949 e inmediatamente se convirtió en el favorito de los corredores. Diseñado desde un principio para tomar ventaja de las investigaciones de "Boss" Kettering, quien expuso la teoría sobre la relación existente entre la alta compresión y el combustible de alto octanaje, teoría que evolucionaba de manera constante a medida que la disponibilidad de gasolina de alto octanaje se extendía por todo el territorio americano y que le permitía a este motor ganar constantemente carreras de autos stock. 

En 1955, los ingenieros de Oldsmobile, obtenían 202 HP y unas impresionantes 332 libras-pie de torque de los motores Rocket. El alto rendimiento y el excelente desempeño de este motor le inyectó vida a la marca, convirtiendo a Oldsmobile en un líder, con diseños y estilos que le permitieron saltar al cuarto lugar en la carrera de ventas de Detroit en 1955, vendiendo 583.179 vehículos ese año. 

En Cali, Colombia, este fue un carro relativamente popular entre las clases altas y aunque posiblemente solo había 3 o 4, debemos recordar que Cali en esa época, era apenas una pequeña ciudad de unos 400.000 habitantes, y había muy pocos vehículos, así que era fácil encontrarse con una de estas magnificas máquinas en cualquier parte. Uno de esos Convertibles fue rescatado por el restaurador antioqueño Don Javier Sierra y es quizás el mejor de todos los que existen en Colombia y posiblemente uno de los mejores del mundo. 

Tras un meticuloso proceso de restauración, este es posiblemente unos de los mejores Oldsmobile 98 ‘Starfire’ Convertible, modelo 1955, del mundo.
Oldsmobile ‘Starfire’ 98 Convertible de 1955, en su cochera de Rio Negro, Colombia.¡Qué bien se le verían unas placas azules de antiguo!
Copas o tapacubos del Oldsmobile, modelo 1955 Emblema de la marca en esa época
Un atributo memorable del Starfire de 1955 fueron sus copas o tapa cubos, tipo ruleta. Fueron ingeniosamente diseñados y se hicieron tan distintivos que se convirtieron en los favoritos de los personalizadores y rodders, dando lugar a un mar de imitaciones. Las copas o tapa cubos del Starfire, son sin embargo, un artículo genuino, y conforme pasó el tiempo, se volvieron ítems de colección muy valiosos. No es fácil conseguirlas hoy.

El equipamiento básico de fábrica instalado en los convertibles incluía, luces direccionales, bumpers lujosos, biseles cromados de acero inoxidable, pito o bocina de doble trompeta, encendedor de cigarrillos, tapetes alfombrados, luces de cortesía, reloj, tablero acolchado y moderador de luz en el espejo retrovisor. Un vehículo de estos, en un estado similar al de los presentados en las fotografías de este artículo, puede alcanzar un muy buen precio y en la actualidad puede venderse entre US$ 70.000 y US$ 80.000, de acuerdo a Worldwide Auctioneers, de Houston, Texas.

Un poco de historia: 
Oldsmobile Starfire Concept 1953
El primer Oldsmobile Starfire, se presentó en el GM Motorama Show de 1953, junto con el Buick Skylark y el Cadillac Eldorado. Cada uno de estos tres automóviles se convertiría luego en la insignia de su correspondiente marca. El nombre Starfire, viene del jet de combate Lockheed F94B Starfire.

Avión de combate Lockheed F94B Starfire y Oldsmobile Starfire Concept 19
Con una carrocería de fibra en vidrio y asientos de cubo para dos personas, el show car Starfire, tenía un parabrisas envolvente, y una combinación de bumper y rejilla que daban la sensación de una boca abierta. Se dice que fue un Corvette para Oldsmobile.

Oldsmobile Starfire “Show-Car”, modelo 1953
Interior del Oldsmobile Starfire “Show-Car”, modelo 1953
En 1954, los primeros Starfire salieron de la línea de ensamblaje. (Todos los convertibles 98 de ese año fueron llamados Starfire). A pesar de tener detalles del estilo del carro de demostración GM Motorama, no se presentó como un deportivo de dos puestos, sino uno más convencional de cuatro puestos. Con un precio de US$ 2.963, se construyeron ese año 6.800. En 1955, el Starfire despegó con unas ventas de 9.149 unidades, a pesar de un aumento de precio considerable para el estándar de la época, US$ 313.

Oldsmobile ‘Starfire’ Convertible, motor Rocket V-8, 303 pulg³ (5.0 L), modelo 1954
Algunos de los cambios para 1955 incluyen el ir en contra de la tradición americana de crear siempre modelos más grandes y pesados; el Starfire de 1955 en realidad pesaba 269 libras menos (3.890 libras, frente a 4.159 libras para el modelo anterior de 1954). 

Con un precio de US$ 1.000 por debajo del Cadillac Eldorado convertible, el Oldsmobile 98 tenía muchos aditamentos estándar para ofrecerle al nuevo comprador. También había una buena variedad de productos adicionales que se podía ordenar, así: 
  1. Aire acondicionado, US$ 550
  2. Dirección hidráulica de seguridad US$ 120
  3. Pedal facilitador para los frenos de potencia US$ 58
  4. Asientos eléctricos y variadas opciones de radios y antenas estaban disponibles.
NOTA: 1955 fue el año en que se fabricó el Oldsmobile número 5.000.000, desde que la compañía se fundó en 1896.

Entre 1950 y 1974, el 88 fue la línea de mayor venta en la división Oldsmobile, en particular los modelos recién ingresados a la línea como el 88 and Dynamic 88. La serie 88 fue también lideró la imagen de Oldsmobile, sobre todo en los primeros años (1949 - 1951) cuando fue uno de los automóviles con mejor desempeño gracias a su tamaño relativamente pequeño y más liviano y a su avanzado motor V8 (cabeza de válvulas de alta compresión), originalmente diseñado para el más grande y más lujoso Oldsmobile de la serie 98, creando lo que para muchos consideraron el abuelo de los autos musculosos de la década de 1960.

El Oldsmobile 88 fue producido en Wentzville, Missouri; Flint, Michigan, y Lake Orion, Michigan.